Leer, escribir, hablar y escuchar

PROPUESTA ENSEÑANZA RESUMEN

Este debate contiene 20 respuestas, tiene 21 mensajes y lo actualizó Imagen de perfil de Araceli aracelililiansegoviagomez hace 3 años, 3 meses.

Viendo 15 publicaciones - del 1 al 15 (de un total de 21)
  • Autor
    Publicaciones
  • #2519
    1. Una propuesta para la enseñanza del resumen[1]

    “La escritura permite el acceso a la información

    que afecta los conocimientos (teóricos, científicos y técnicos)

     y el contexto jurídico y político en el que vive el hombre;

    la escritura resulta imprescindible para lograr mejores

             oportunidades en el mercado de trabajo (Navia, 2006)”.

     

    Como ya expuse en el capítulo anterior, la propuesta didáctica que presento en este capítulo está basada en los enfoques comunicativo, constructivista y por competencias; en todo caso, ambos enfoques pueden enmarcarse en el modelo psicopedagógico humanista si atendemos a los postulados de éste último.[2] Este antecedente es útil para fundamentar la concepción sobre el proceso de lectura y escritura que sostiene que leer es comprender, y el comprender, un proceso en el que el lector interactúa con el texto para otorgarle un significado. En este sentido, el lector se concibe como un ser activo que analiza, cuestiona y reflexiona a partir de lo que lee; de esta manera, llega a una interpretación, le da sentido y se apropia de él.

    La propuesta, entonces, nos recuerda que en la comprensión de la lectura interviene una serie de factores como la percepción, la memorización, el capital cultural, las predicciones, las inferencias, las conclusiones, etc.

    4.1 Metodología de la propuesta

    Para dar paso a la propuesta, retomo algunas definiciones de resumen que ya desglosé y analicé en el capítulo dos. Por ejemplo:

    • Resumir proviene del latín resumere y significa ‘dar nueva forma a una exposición, dejándola reducida a lo esencial de ella’. (Alonso, 1990)
    • Resumir es reescribir un párrafo o texto original, de manera mucho más breve y con las propias palabras, conservando las ideas principales del escrito. (Correa, 1998))
    • Un resumen es siempre una exposición breve sobre un asunto, y su extensión no debe pasar de entre un quinto y un tercio del original. Pero tampoco es conveniente reducirlo demasiado, ya que en ese caso se trataría de un esquema. (Serafini, 1990)

    Así como los apuntes y las notas de clase, los resúmenes representan otra estrategia dentro del proceso de enseñanza y de aprendizaje; a diferencia de los primeros, los resúmenes condensan la información contenida en un texto escrito. Unos y otros sirven para desarrollar la capacidad de síntesis, fundamental a la hora de organizar los conocimientos. (ROSALES, 2006)

    4.1.1 Técnica del resumen.

    El primer paso para realizar un resumen es leer atentamente el texto, localizar las palabras desconocidas e investigar su significado, para obtener un sentido general del texto.

    Posteriormente, se identifican los datos más importantes, mediante el subrayado (tales como definiciones, fechas, nombres, etc.) para analizarlos, interpretarlos y expresarlos con el estilo individual del hablante.

    Para efectuar el subrayado hay que realizar una primera lectura, con el fin de comprender el sentido general y subrayar en una segunda lectura.

    Otra técnica útil es hacer anotaciones en los márgenes con palabras que sinteticen el contenido de la frase o párrafo subrayado.

    Para saber si el subrayado de un texto se hizo adecuadamente, bastará con verificar si la lectura de los datos resaltados tienen sentido por sí mismas.

    Como regla general, no deben incluirse datos que no existan en el original. Si se trata de una obra literaria, debe evitarse el comentario. En caso de citar frases o párrafos, deben entrecomillarse.

    Recuérdese que en un resumen se elimina la información accesoria y se conserva la esencial. Solo lleva algunos ejemplos necesarios para la comprensión total del texto; sin olvidar que comprender una lectura implica, entre otros aspectos, identificar los elementos portadores de información específica (Sulé, 2003); identificar diferentes maneras de expresarse, independientemente de una situación precisa de comunicación, el desarrollo de habilidades de descodificación – interpretación mediante la activación de los conocimientos previos.

    Tanto el proceso de comprensión como de producción de textos requiere desarrollar lo que se ha definido como competencia comunicativa, dentro de la cual, la competencia textual tiene un lugar predominante. Sin embargo, el proceso de elaboración de un texto escrito que cumpla con la condición de ser susceptible de interpretarse de la manera más eficiente por parte del lector, es de una extrema complejidad, mucho mayor que la de comprender una lectura. (Sulé, 2003)

    Para el desarrollo de las competencias textuales es preciso entender las diferencias entre textos literarios, textos no literarios y textos híbridos; aplicar los elementos del circuito de la comunicación a la lengua escrita y ejercitarse en las tres fases relativas al proceso de redacción: planificación, textualización y revisión. (Sulé, 2003)

    La coherencia y la adecuación se establecen desde el momento de la planificación.

    La textualización requiere conocer las características principales de los diferentes tipos de texto, considerando tanto la estructura como la intención comunicativa; manejar y aplicar los mecanismos de cohesión textual, además de los propiamente sintácticos. Para llevar a cabo una correcta aplicación de estos mecanismos, es pertinente puntualizar los:

    Elementos paratextuales:

    • Conectores: “es suficiente adquirir el hábito de preguntarse cuál es la conexión entre la frase o el párrafo sobre el cual se está trabajando y el precedente, verificando que la conexión lógica sea comprensible” (Serafini, 1993:76)
    • Proformas: Figuras retóricas, sintaxis, léxico y puntuación.

    A continuación reproduzco un esquema de Tatiana Sulé en el que aparecen los tres momentos de la elaboración de un producto escrito con las estrategias correspondientes.

     

     

     

     

    Momentos y estrategias de una redacción. (Sulé, 2003)
    <table width=”100%”>
    <tbody>
    <tr>
    <td width=”30%”>Planificación (antes)</td>
    <td width=”31%”>Textualización (durante)</td>
    <td width=”37%”>Revisión  (después)</td>
    </tr>
    <tr>
    <td width=”30%”>·         Establecer el tema y el propósito (intención) del escrito.

    ·         Elegir el tipo de texto que corresponda a dicho propósito, de acuerdo con el receptor (el que leerá el texto). De lo anterior depende el vocabulario que se utilice (adecuado al propósito, al tema, al tipo de texto y al receptor)

    ·         Pensar, escribir empleando la estrategia de la lluvia de ideas sobre el tema.

    ·         Elaborar un esquema para ideas principales, secundarias, ejemplos, argumentos, etc. a partir del tipo de texto seleccionado. Lista de palabras clave.

    ·         Investigar más datos en otras fuentes de información.</td>
    <td width=”31%”>·         Eliminar toda autocrítica que no permita escribir.

    ·         Redactar párrafos cortos (uno o dos por cada idea, de acuerdo con el esquema establecido).

    ·         Depurar los párrafos extensos, en oraciones más breves.

    ·         Consultar diccionarios de sinónimos para que la redacción fluya.

    ·         Consultar el cuadro de conectores para introducir, desarrollar y concluir las ideas.

    ·         Finalizar el escrito de acuerdo con la estructura previamente establecida.

     </td>
    <td width=”37%”>·         Leer detenidamente el escrito para determinar la coherencia.

    ·         Corregir las repeticiones.

    ·         Cotejar el escrito con la planeación.

    ·         Cambiar el orden de los párrafos (si es necesario).

    ·         Revisar y corregir la ortografía.

    ·         Compartir el texto, leyéndolo en voz alta para escuchar opiniones y sugerencias de corrección.

     </td>
    </tr>
    </tbody>
    </table>
     

    En el caso de la Secundaria “Jesús Reyes Heroles”, se seleccionaban las lecturas de cada bloque, se programaba una fecha para verificar que los alumnos ya contaban con el material, otra para aplicar las estrategias de lectura, y una última para realizar el resumen del texto literario. En general, todos los grupos de secundaria realizaron la misma lectura y, en mi caso, les enumeraba a los alumnos los puntos que debían identificar y las estructuras que les serían útiles para elaborar el resumen que les solicitaría en su momento. Estas acciones las realicé para apegarme a las tareas propuestas por Isabel Solé:

    Considerar este proceso como algo compartido entre el profesor y los alumnos –y entre los alumnos- es la única posibilidad que se ofrece para que la enseñanza de estrategias sea significativamente comprendida por los alumnos y, por lo tanto, funcional para ellos. (Solé, 2004:99)

    Como ya se dijo en el capítulo anterior, el alumno tiene que saber qué debe hacer, conocer los objetivos que se pretenden lograr, sentirse capaz de hacerlo, porque tiene los recursos necesarios y la posibilidad de pedir y recibir la ayuda precisa, así como encontrar el interés en lo que se le proponga.

    Es importante que los alumnos entiendan por qué necesitan resumir un texto literario, que observen y analicen los resúmenes realizados por el profesor,  que practiquen el resumen de forma colaborativa para que –finalmente- lo hagan en forma autónoma.

    4.2 Secuencia didáctica para la enseñanza del resumen

    En la clase de lectura, desde el nivel de primaria hasta el de preparatoria, actualmente utilizamos lo que se conoce como secuencia de instrucción o secuencia didáctica aplicada a la lectura de comprensión, que incluye la lectura en voz alta de un texto por parte de los alumnos y el profesor. Para lograr una lectura clara, fluida, con buena entonación y sin errores de pronunciación, los alumnos deben conocer el texto previamente. De esta manera, se evitan los distractores y la clase se dedica a la comprensión de lectura haciendo predicciones sobre el título, predicciones sobre las acciones, paráfrasis usando sinónimos, connotaciones, etc.

    Todas estas estrategias[3] deben aplicarse de acuerdo con el texto, el grado, el criterio del profesor y desde luego, exigen un trabajo organizado; de esta manera, poco a poco, las barreras que separan al alumno del texto irán desapareciendo, pues en la medida que los alumnos logren hacer suyo el texto, comprenderán las lecturas, seleccionarán las de su preferencia y podrán aprovechar esta habilidad en otras situaciones. Recordemos lo que dice Daniel Pennac (1990):“El verbo leer no soporta el imperativo”

    Las estrategias son:

    “Sospechas inteligentes, aunque arriesgadas, acerca del camino más adecuado que hay que tomar(…) un componente esencial de las estrategias es el hecho de que implican autodirección la existencia de un objetivo y la conciencia de que ese objetivo existe y autocontrol, es decir, la supervisión y evaluación del propio comportamiento en función de los objetivos que lo guían y la posibilidad de imprimirle modificaciones cuando sea necesario.”[4]

    Hay que fomentar estrategias de comprensión lectora porque:

    1. Regulan la actividad de las personas.
    2. Son sospechas inteligentes acerca del camino más adecuado que hay que tomar.
    3. Implican autodirección y autocontrol.
    4. Tienden a la obtención de una meta.
    5. Permite avanzar el curso de la acción del lector.
    6. No se encuentran sujetas a una sola clase de contenidos.
    7. Puede adaptarse a distintas situaciones de lectura.
    8. Dotan al lector de los recursos necesarios para aprender a aprender.
    9. Facilitan la comprobación, la revisión y el control de lo que se lee.
    10. Permiten al alumno planificar la tarea general de lectura y su propia ubicación.

    Los materiales que usé en general fueron: libreta de apuntes, libro de texto, libro de redacción, acetatos, proyector de acetatos, rotafolios, material fotocopiado, periódicos y diccionarios.

    Diseñé mi propuesta con base en una secuencia didáctica sobre el cuento “A la deriva” de Horacio Quiroga[5]. Una vez seleccionada la lectura, de acuerdo con las necesidades del programa, planteé el objetivo, se hicieron las suposiciones sobre el texto, las predicciones, las posibles interpretaciones; establecimos inferencias a partir de los conocimientos previos que tenían los alumnos (teoría del mundo, bagaje cultural, etc.).

    ANTES DE LA LECTURA

    Se les solicitó a los alumnos investigar sobre la vida del autor para encontrar la relación entre lo vivido y el contenido de su obra. Después de comentar la información anterior, inicié con los preguntas sobre el título.

    • ¿Conocen la expresión “A la deriva”?
    • ¿En qué contextos han escuchado esta expresión?
    • ¿Por qué Horacio Quiroga le daría este título a este cuento?

    A la deriva

    El hombre pisó algo blancuzco, y en seguida sintió la mordedura en el pie. Salto adelante, y al volverse, con un juramento vio una yaracusú que, arrollada sobre sí misma, esperaba otro ataque.

    El hombre echó una veloz ojeada a su pie, donde dos gotitas de sangre engrosaban dificultosamente, y sacó el machete de la cintura. La víbora vio la amenaza y hundió más la cabeza en el centro mismo de su espiral; pero el machete cayó de lomo, dislocándole las vértebras.

    • ¿Qué personaje protagoniza el cuento?
    • ¿En qué ambiente se está desarrollando el realto?
    • ¿Qué significado tiene en el texto la palabra “juramento”?
    • ¿Qué es una yaracusú?

    El hombre se bajó hasta la mordedura, quitó las gotitas de sangre y durante un instante contempló. Un dolor agudo nacía de los dos puntitos violeta y comenzaba a invadir todo el pie. Apresuradamente se ligó el tobillo con su pañuelo y siguió por la picada hacia su rancho.

    El dolor en el pie aumentaba, con sensación de tirante abultamiento, y de pronto el hombre sintió dos o tres fulgurantes puntadas que, como relámpagos, habían irradiado desde la herida hasta la mitad de la pantorrilla. Movía la pierna con dificultad; una metálica sequedad de garganta, seguida de sed quemante, le arrancó un nuevo juramento.

    • ¿Qué síntomas tiene el hombre mordido por la víbora?
    • ¿Cómo los describe el autor?

    Llegó por fin al rancho y se echó de brazos sobre la rueda de un trapiche. Los dos puntitos violeta desaparecían ahora en la monstruosa hinchazón del pie entero. La piel parecía adelgazada y a punto de ceder, de tensa. Quiso llamar a su mujer, y la voz se quebró en un ronco arrastre de garganta reseca. La sed lo devoraba.

    • ¡Dorotea! – alcanzó a lanzar un estertor-. ¡Dame caña!

    Su mujer corrió con un vaso lleno, que el hombre sorbió en tres tragos. Pero no había sentido gusto alguno.

    • ¡Te pedí caña, no agua! – rugió de nuevo -. ¡Dame caña!
    • ¡Pero es caña, Paulino! – protestó la mujer, espantada.
    • ¡No, me diste agua! ¡Quiero caña, te digo!

    La mujer corrió otra vez, volviendo con la damajuana. El hombre tragó uno tras uno dos vasos, pero no sintió nada en la garganta.

    • Bueno, esto se pone feo… – murmuró entonces, mirando su pie, lívido y ya con lustre gangrenoso. Sobre la honda ligadura del pañuelo la carne desbordaba como una monstruosa morcilla.
    • ¿Qué dificultades tiene el protagonista para comunicarse?
    • ¿Qué otras consecuencias trae la mordedura de una víbora?

    Los dolores fulgurantes se sucedían en continuos relampagueos y llegaban ahora a la ingle. La atroz sequedad de garganta, que el aliento parecía caldear más, aumentaba a la par. Cuando pretendió incorporarse, un fulminante vómito lo mantuvo medio minuto con la frente apoyada en la rueda de palo.

    Pero el hombre no quería morir, y descendiendo hasta la costa subió a su canoa. Sentóse en la popa y comenzó a palear hasta el centro del Paraná. Allí la corriente del río, que en las inmediaciones del Iguazú corre seis millas, lo llevaría antes de cinco horas a Tacurú-Pucú.

    El hombre, con sombría energía, pudo efectivamente llegar hasta el medio del río; pero allí sus manos dormidas dejaron caer la pala en la canoa, y tras un nuevo vómito –de sangre esta vez- dirigió una mirada al sol, que ya trasponía el monte.

    • ¿Cuáles son los dos síntomas que le impiden a Paulino continuar remando?
    • ¿Qué momento del día indica la frase “al sol que ya trasponía el monte”?

    La pierna entera, hasta medio muslo, era ya un bloque deforme y durísimo que reventaba la ropa. El hombre cortó la ligadura y abrió el pantalón con su cuchillo: el bajo vientre desbordó hinchado con grandes manchas lívidas y terriblemente doloroso. El hombre pensó que no podría llegar jamás él solo a Tacurú-Pucú y se decidió a pedir ayuda a su compadre Alves, aunque hacía mucho tiempo que estaban disgustados.

    La corriente del río se precipitaba ahora hacia la costa brasileña, y el hombre pudo fácilmente atracar. Se arrastró por la picada en cuesta arriba; pero a los veinte metros, exhausto, quedó tendido de pecho.

    • ¡Alves! – gritó con cuanta fuerza pudo; y prestó oído en vano -. ¡Compadre Alves! ¡No me niegues este favor! – clamó de nuevo, alzando la cabeza del suelo. En el silencio de la selva no se oyó rumor. El hombre tuvo aún valor para llegar hasta su canoa, y la corriente, cogiéndola de nuevo, la llevó velozmente a la deriva.
    • ¿Qué síntoma se agrega a los ya mencionados?
    • ¿Por qué Paulino ya no pudo ser auxiliado por su compadre?

    El Paraná corre allí en el fondo de una inmensa hoya, cuyas paredes, altas de cien metros, encajonan fúnebremente el río. Desde las orillas, bordeadas de negros bloques de basalto, asciende el bosque, negro también. Adelante, a los costados, atrás, siempre la eterna muralla lúgubre, en cuyo fondo el río arremolinado se precipita en incesantes borbollones de agua fangosa. El paisaje es agresivo y reina en él un silencio de muerte. Al atardecer, sin embargo, su belleza sombría y calma cobra una majestad única.

    El sol había caído ya cuando el hombre, semitendido en el fondo de la canoa, tuvo un violento escalofrío. Y de pronto, con asombro, enderezó pesadamente la cabeza: se sentía mejor. La pierna le dolía apenas, la sed disminuía, y su pecho, libre ya, se abría en lenta inspiración.

    El veneno comenzaba a irse, no había duda. Se hallaba casi bien, y aunque no tenía fuerzas para mover la mano, contaba con la caída del rocío para reponerse del todo. Calculó que antes de tres horas estaría en Tacurú – Pucú.

    El bienestar avanzaba, y con él una somnolencia llena de recuerdos. No sentía ya nada ni en la pierna ni en el vientre. ¿Viviría aún su compadre Gaona, en Tacurú – Pucú? Acaso viera también a su ex patrón míster Dougald y al recibidor del obraje.

    ¿Llegaría pronto? El cielo, al poniente, se abría ahora en pantalla de oro, y el río se había coloreado también. Desde la costa paraguaya, ya entenebrecida, el monte dejaba caer sobre el río su frescura crepuscular en penetrantes efluvios de azahar y miel silvestre. Una pareja de guacamayos cruzó muy alto y en silencio hacia el Paraguay.

    Allá abajo, sobre el río de oro, la canoa derivaba velozmente, girando a ratos sobre sí misma ante el borbollón de un remolino. El hombre que iba en ella se sentía cada vez mejor, y pensaba, entre tanto, en el tiempo justo que había pasado sin ver a su ex patrón Dougald. ¿Tres años? Tal vez no, no tanto. ¿Dos años y nueve meses? Acaso. ¿Ocho meses y medio? Eso sí, seguramente.

    De pronto sintió que estaba helado hasta el pecho.

    ¿Qué sería? Y la respiración …

    Al recibidor de maderas de Míster Dougald, Lorenzo Cubilla, lo había conocido en Puerto Esperanza un Viernes Santo…¿Viernes? Sí, o jueves…

    El hombre estiró lentamente los dedos de la mano.

    -Un jueves…

    Y cesó de respirar.

    • ¿Cuáles son los últimos síntomas que tiene el hombre por haber sido mordido por una víbora?

    Como puede verse por las preguntas realizadas, DURANTE LA LECTURA verificamos que el alumno vaya construyendo el significado, identifique lo importante de lo irrelevante, establezca relaciones entre lo nuevo y lo que se sabe. Se hacen observaciones pertinentes sobre ciertos detalles que informan del contenido, se intenta lograr que deduzca información por medio de razonamientos y explique ciertos aspectos del texto.

    DESPUÉS DE LA LECTURA, cada alumno debe elaborar un resumen en el que incluye el tema y las ideas principales.[6]

    Una vez comprendido y resumido el texto, se analiza y se habla de la estructura, de los recursos empleados por el autor, de las características del movimiento literario al que pertenece y, opcionalmente, se efectúa el análisis sintáctico de un párrafo para determinar el estilo usado por el autor.

    No se debe perder de vista que explicar el significado de una palabra, no entorpece la lectura y su comprensión.[7] No es necesario interrumpir constantemente la lectura para consultar el significado en el diccionario. Gracias al contexto podemos deducirlo; aunque después de la lectura sí es necesario conocer el significado y uso exacto de las palabras porque nos permite expresarnos mejor tanto en forma oral como escrita.

    Lo que importa, en todo momento, es ver la lectura como una conversación con el texto que nos deje ideas, pensamientos, interrogantes, sensaciones y emociones; que nos permita extraer información, reflexionar sobre lo leído, conocer distintos puntos de vista y fundamentar los juicios propios. (Solé, 2003)

    El profesor debe enseñar su proceso a los alumnos para que posteriormente ellos puedan asumir su papel de lectores activos. Hay que adoptar un enfoque basado en la participación conjunta del profesor y alumno con la finalidad de que éste se vuelva autónomo y competente con la lectura.

    4.3 Evaluación de la propuesta

    La palabra evaluación en el Diccionario de la Lengua Española significa: valorar los conocimientos, actitudes, aptitudes y rendimiento de un alumno. Y la palabra calificar significa “juzgar el grado de suficiencia o insuficiencia de los conocimientos demostrados por un alumno u opositor en un examen o ejercicio”. (DRAE, 2001)

    Evaluar y calificar son dos procesos que nos informan de la situación real del alumno frente al aprendizaje y sí los objetivos del maestro se cumplieron. Al evaluar confrontamos ilusiones con realidades, los fines con los resultados, es la parte más importante del proceso de educar. Así, calificar es convertir en números o letras el resultado de las pruebas aplicadas a los alumnos, más la apreciación valorativa resultado de la observación. (Monereo, 2010)

    La evaluación “debe medir los avances de cada alumno respecto de sí mismo”[8]. Esto significa que podremos evaluar los conocimientos nuevos tomando como marco de referencia lo realizado anteriormente; es decir, se tomará en cuenta el progreso de cada uno. No es un procedimiento para medir la cantidad de hechos materiales retenidos en la memoria del alumno, ni un procedimiento limitado a cierto número de exámenes parciales o una prueba final. Es un proceso sistemático y permanente, gradual y continuo, integral y acumulativo, que se propone apreciar y juzgar el progreso del alumno de acuerdo con objetivos previamente establecidos.

    Evaluar es una tarea compleja para cualquier maestro. Debemos ser objetivos, justos, humanos y profesionales. Nos interesa obtener resultados que comprueben la calidad del aprendizaje; aquí los maestros reflexionaremos si es conveniente regresarnos y repasar temas anteriores o continuar con el proceso de enseñanza. Cada grupo planteará situaciones diferentes y desde luego implicará el uso de estrategias que permitan lograr nuestro objetivo.

    4.3.1 Estrategias de evaluación para la propuesta

    El Programa de Español propone la evaluación constante en el aula y esto requiere de tiempo para subrayar los aciertos, explicar los errores, propiciar la corrección y autocorrección del estudiante en la expresión oral y en la expresión escrita, así como observar los cambios sustanciales en habilidades, competencias, actitudes y valores, tales como la comprensión de lectura, la madurez reflexiva, el juicio crítico en la apreciación de los textos leídos que favorecerán una mejor comprensión de su entorno.

    Los psicólogos educativos sugieren que la comprensión de lectura se evalúe continuamente para obtener una información pertinente. No se trata de buscar elementos específicos sino de intentar que las situaciones de enseñanza y aprendizaje puedan proporcionar la información necesaria para evaluar. A la vez que el maestro evalúa, también se autoevalúa, esto le permite adecuar la enseñanza progresivamente, adaptarla, modificarla y enriquecerla.

    Hay que cumplir con algunas condiciones que favorecen la presencia de la evaluación ya mencionados por Isabel Solé:

    1. Tener objetivos claros, para la tarea de la lectura (para interpretar avances de los alumnos).
    2. Realizar actividades conjuntas el profesor y los alumnos en torno a la lectura.
    3. Proponer tareas y actividades diversificadas para que el profesor pueda disponer de momentos específicos para observar directamente al alumno.

    Isabel Solé clasifica la evaluación en:

    1. INICIAL:

    Información sobre el acervo con que un alumno aborda la actividad de lectura. Conocimientos previos que nos permiten inferir lo que podrá o no hacer con lo que nos proponemos enseñarle.

    1. FORMATIVA:

    Informa el desarrollo del propio proceso y nos permite intervenir en él para irlo ajustando progresivamente. Toma en cuenta lo que el profesor se propone y el proceso de construcción del propio alumno. Hay que fijarse en lo que hacen los alumnos cuando trabajan independientemente o en pequeños grupos para hacer una sugerencia o una aclaración. La información que obtenemos es esencial porque nos conduce a tomar decisiones importantes.

    1. SUMATIVA:

    Al final del proceso, establecemos un balance de lo que el alumno ha aprendido, con el fin de obtener información acerca de:

    1. La actitud emocional con que el lector enfrenta el texto. Las reacciones frente a la propuesta y las que se producen durante su aplicación.
    2. El grado en que la lectura que realiza se adecúa a los objetivos que se persiguen[9].

    En algunas instituciones, se evalúa innecesariamente en forma continua y se somete al alumno a una situación complicada de memorización y nerviosismo que no revelan la situación real del aprendizaje, porque el alumno utiliza su memoria a corto plazo y olvida “los conocimientos” después del examen porque nunca tuvieron sentido para ellos.  No es el número de evaluaciones lo que le permite aprender al alumno, sino la calidad de la enseñanza. En otras palabras, la posibilidad de reflexionar constantemente acerca de sus avances, le permitirá conocerse y poco a poco determinar qué debe corregir o reafirmar de lo aprendido.

    Evaluamos constantemente resultados pero, hay que evitar caer en los significados de la palabra examen que podrían llevar a nuestros alumnos a preocuparse más por un número que por lo aprendido. Es importante enseñarles que hay múltiples situaciones que alteran los resultados de un examen: enfermedad, nerviosismo, inseguridad, inasistencia, etc., y que las evaluaciones no son retenes, ni pruebas de resistencia sino situaciones necesarias que informan de su situación académica temporal.

    Por todo lo anterior, para la presente secuencia didáctica propongo estrategias de evaluación, coevaluación y autoevaluación con el intercambio de productos, los diarios de clase y las rúbricas para las investigaciones, las exposiciones, la toma de apuntes, etc.[10]

    4.3. 2 Evaluación del resumen

    1. Intercambia tu cuaderno para revisar y corregir vocabulario, ortografía y estructura (número de párrafos).
    2. Comenta con tus compañeros la utilidad del resumen

     

     

     

    1. Rúbrica para ser llenada por el profesor.

    <table width=”699″>
    <tbody>
    <tr>
    <td width=”57″>Calif</td>
    <td width=”180″>10 = 16-14 puntos</td>
    <td width=”180″>9=13-11 puntos</td>
    <td width=”151″>8=10-8 puntos</td>
    <td width=”132″>6 = menos de 8 puntos</td>
    </tr>
    <tr>
    <td width=”57″> Prepara

    ción  e identifi-

    cación de ideas</td>
    <td width=”180″>El texto muestra identificación de párrafos, ideas principales y notas al margen del texto</td>
    <td width=”180″>El texto muestra identificación de párrafos e ideas principales. No se hicieron notas adicionales</td>
    <td width=”151″>Solamente se enumeran las ideas principales.</td>
    <td width=”132″>El texto no presenta evidencia de preparación previa. Falta coherencia.</td>
    </tr>
    <tr>
    <td width=”57″>Ortogra-fía y puntua-ción</td>
    <td width=”180″>El texto no presenta errores ortográficos y la puntuación es correcta.</td>
    <td width=”180″> El texto presenta de 1 a 5 errores de acentuación. La puntuación es adecuada.</td>
    <td width=”151″>El texto presenta de 1 a 5 errores ortográficos. La puntuación es adecuada.</td>
    <td width=”132″>El texto presenta más de cinco errores ortográficos, de acentuación y la puntuación es incorrecta.</td>
    </tr>
    <tr>
    <td width=”57″> 

    Paráfra-

    sis</td>
    <td width=”180″>El texto se transformó adecuadamente y refleja la identificación y jerarquización de ideas. No hay frases copiadas.</td>
    <td width=”180″>Se transformó adecuadamente el texto, se reconocen todas las ideas principales en su correcta jerarquía, pero hay tres frases copiadas.</td>
    <td width=”151″>Se transformó parcialmente el texto; sin embargo, se reconocen las ideas principales.</td>
    <td width=”132″>No se transformó totalmente el texto, incluso hay reproducción literal de partes del mismo.</td>
    </tr>
    <tr>
    <td width=”57″>Estructura</td>
    <td width=”180″>El texto posee introducción y desarrollo bien redactados. Hay cohesión y coherencia en todo el texto.</td>
    <td width=”180″>El texto posee introducción y desarrollo bien redactados. Falta cohesión y coherencia al final del texto.</td>
    <td width=”151″>El texto posee introducción y desarrollo bien redactados. Falta cohesión y coherencia en dos partes del texto.</td>
    <td width=”132″>El texto solamente presenta una de las partes.</td>
    </tr>
    </tbody>
    </table>
     

    Ahora bien, para redondear la propuesta didáctica, culmino ésta con la etapa de la difusión de los productos elaborados en el grupo que atendí. Con este fin, se expusieron los resúmenes en el periódico mural de la semana y se le hizo la invitación al resto de los alumnos para retroalimentar y llevar un control de los textos leídos y resumidos.

    A manera de conclusión de este capítulo, podríamos afirmar que resumir es reproducir las ideas principales de un texto, que exige un proceso mental para la identificación de las ideas relevantes, pues quien sabe resumir es un buen lector, capaz de seleccionar las ideas del texto de acuerdo con su importancia. Ésta es una de tantas tareas que el lector experto es capaz de hacer de manera cotidiana con las lecturas que realiza.

    [1] Esta propuesta fue realizada con base en los autores del segundo capítulo y la secuencia desarrollada por Rosales (2006).

    [2] Hernández, G. (1998), Paradigmas en psicología de la educación,  México: Paidós

    [3] No confundamos el término estrategia con el de procedimiento, este último es diferente porque se entiende como un conjunto de acciones ordenadas y dirigidas a la consecución de una meta (técnica, método, destreza o habilidad).

    [4] Solé, Isabel, Ibídem, p.59

    [5] Quiroga, H. (1995) Cuentos de amor, locura y muerte, México: EDAMEX, pp. 67-70

    [6] En el anexo de este trabajo presento el resumen de este cuento y de otros textos.

    [7] Por esta razón, se puede proporcionar un glosario con el significado de aquellas palabras que –como docentes- sabemos que el alumno desconoce por la variante léxica usada por la nacionalidad del autor.

    En este caso el glosario estaría formado por tres palabras: trapiche, damajuana y basalto.

    [8] SEP,  Libro para el maestro, Educación Secundaria, Español  I, p.41

    [9] Solé, Isabel Estrategias de lectura p. 149

    [10] Varios, 2014, Cuadernos de evaluación, México: SEP

    #2529
    Imagen de perfil de LIZBETH IRACEMA
    lizbeth
    Participante

    El material que nos comparte es una gran herramienta para aplicarla con nuestros alumnos, en muchas ocasiones no utilizamos el material correcto para enseñarles y considero que éste es completo y nos apoyará en la mejora de nuestro desempeño y el aprendizaje de los jóvenes. Ojalá pueda compartirnos más  material de apoyo.

    #2530
    Imagen de perfil de Juan Gabriel
    jgabrielbernall
    Participante

    Sin duda es un excelente material sobre el resumen, en el cual podemos apoyarnos y con ello apoyar a nuestro estudiantes para que desarrollen esta competencia de la mejor manera posible.

    Muy claro y completo este texto, nos lleva de la mano para comprender qué es y como se hace un resumen, para mí en verdad es un material muy valioso y se lo agradezco.

     

    #2531
    Imagen de perfil de Nayely
    nayeof
    Participante

    La estrategia de enseñanza que nos propone acerca del resumen, me dio oportunidad de reflexionar sobre los criterios que he utilizado y establecido durante mi práctica docente en torno al enfoque por competencias. Me parece muy enriquecedora la propuesta y retomaré la actividad para implementarla en el aula.

    #2533
    Imagen de perfil de Karina
    karinaca
    Participante

    Maestra, el material que nos ha compartido es de mucha utilidad para poder llevar a cabo esta actividad de resumen con nuestros estudiantes.

    La rúbrica que nos ha proporcionado esta muy acorde para esta actividad.

    #2534
    Imagen de perfil de Hazael
    hazael
    Participante

    Y el conocimiento es  poder. No hay otra influencia más poderosa que el saber ¿De dónde se adquiere? De la información ¿Dónde se encuentra la información? En todos lados, simplemente se necesita de las herramientas adecuadas para llegar al “Santo Grial”. Un resumen, consta de pasos determinados, que llevan al hilo negro. Conocer, entender y aplicar, para llegar al conocimiento. Gracias por compartir parte de un saber y permitirnos compartirlo con los alumnos. Excelente material.

    • Esta respuesta fue modificada hace 3 años, 3 meses por Imagen de perfil de Hazael hazael.
    #2536
    Imagen de perfil de Mariana
    marianachavarrianoya
    Participante

    Un material que sin duda nos será de gran utilidad para la práctica docente, muy completo y adaptado a las necesidades de nuestros alumnos. Un placer trabajar con usted durante este taller.

    #2538
    Imagen de perfil de Jahzeel
    jahzeel001
    Participante

    El proceso del resumen es una forma de entender el texto y hacer énfasis sobre los temas centrales; la construcción del mismo establece que estos mecanismos son un paso lógico, para todas las personas que escriben, desde la prelectura, hasta afinar los diversos destalles que conlleva su redacción siendo de esta manera, que realizar un resumen es el paso primario para poder comprender y analizar un texto, siendo de esta manera un conector entre la realidad del texto y la realidad del alumno. El resumen es una herramienta muy útil, ya que no solamente nos ayuda a clarificar nuestros objetivos de lectura, sino el significado de la lectura.

    #2540
    Imagen de perfil de PATY
    patygarcia
    Participante

    El tema de resumen pareciera que es simple en sintetizar un texto, sin embargo el material que aporta usted es sumamente interesante. La interacción que imagino de ahora en adelante tendremos con usted será muy enriquecedor para nosotros ya que con agrado esperaría material que usted nos comparta y con su experiencia me queda claro que lo que usted comparta en esta plataforma será de gran utilidad. Aunque no termine de leer por completo el material debo decir que solo con ver los títulos, aportarán en las actividades que desarrollo con los alumnos con el propósito de poner en marcha otro tipo de estrategias.

    #2541

    Me pareció  interesante la propuesta para trabajar el resumen, ya que partieron de un diagnóstico que permitió a los estudiantes tener una visión global acerca del texto que leerían, posteriormente se dio  un  acompañamiento durante la lectura para identificar palabras desconocidas y así entenderla, actividad que sin duda es muy provechosa para que el estudiante redacta su resumen.

    Para su evaluación fue muy acertado trabajar mediante la coevaluación, ya que esto permite que los estudian adquieran una actitud crítica y reflexiva ante los trabajos de sus pares.

    El resumen aparentemente es un  tema sencillo, sin embargo es una herramienta muy provechosa que permite al estudiante, entender, criticar y reflexionar  para reducir el contenido de cualquier texto.

    #2543
    Imagen de perfil de Areli
    areligodinezcarrasco
    Participante

    Muy buena el material compartido Maestra, me agrada la manera en la lleva de la mano las actividades y como propone e uso de diversos materiales para que los alumnos puedan reproducir con lo adquirido sus propios textos. Ademas menciona los tipos de evaluación recordando que es continua.

    #2547
    Imagen de perfil de María Elena
    maria1970
    Participante

    El  resumen es una herramienta muy útil en nuestra labor docente y coincido con la idea de promover en los alumnos la importancia de elaborar resúmenes, de que le encuentren el significado de su elaboración. Considero que para que el alumno desarrolle esta habilidad debe ser el alumno a través de aproximaciones sucesivas la elaboración de trabajos que pueden iniciar desde un ejemplo presentado por el maestro.

    El procedimiento para su elaboración es importante pues esto va dirigiendo al alumno para la construcción de su trabajo. También es preciso enseñar a diferenciar las diferencias entre textos literarios, no literarios e híbridos. Así mismo los elementos paratextuales como son los conectores y las proformas. El material enviado propone diferentes estrategias de comprensión lectora y nos dan finalmente algunas estrategias para evaluar este tipo de trabajos. Espero llevarlo a la práctica con mayor frecuencia.

     

    #2549
    Imagen de perfil de Isa
    isarelyrangelsustaeta
    Participante

    La propuesta compartida me parece muy interesante pues da a conocer las características más relevantes del tema llevando de la mano a quien quiera aprenderlo, me entusiasma contar con información tan completa que permite abordar temas tan amplios de manera muy sencilla, dando oportunidad de compartirlos con los estudiantes para abordar el contenido y trabajar en el mismo.

    Una opción muy buena para invitar a los estudiantes a practicar su lectura y escritura y motivarlos a seguirlo haciendo de manera frecuente.

     

     

    #2563
    Imagen de perfil de CARMEN
    carmenbermejo
    Participante

    Excelente material maestra, muy completo. Es un tema que parece sencillo, sin embargo aún encontramos deficiencias en nuestros estudiantes para poder elaborarlo y utilizarlo, así que entre más estrategias de enseñanza aprendizaje prácticas podamos usar, mayor logro obtendremos.

    #2574
    Imagen de perfil de Rosalba
    rosyrm
    Participante

    Buenas tardes

    La descripción de la propuesta para abordar el tema el Resumen esta muy detallada y de esta manera nos brinda un amplio panorama de como podemos emplear esa técnica con nuestros alumnos propiciando que poco a poco y de manera guiada comprendan el texto y cada uno de sus elementos que a veces en una primera lectura no perciben entre lineas. Si no somos cuidadosos en la manera que se aborda el tema con el alumno la mayoría de ellos cree que un resumen es exactamente la mitad de la extensión del texto original.

    Y llama mi atención la manera en la que explica cada una de las etapas de la evaluación, el como debemos emplear algún instrumento para poder medir el avance o dominio que tienen nuestros alumnos en este momento; así como recalcarles que el hecho de que por el momento no dominen el conocimiento o su aplicación debe de motivarlos a que superen ese nivel y no solo se queden estancados ahí.

Viendo 15 publicaciones - del 1 al 15 (de un total de 21)

Debes estar registrado para responder a este debate.